Caso: Cruz Roja

fundcruzrojaEl primer proyecto de Aportes de Gestión para el Tercer Sector junto a Cruz Roja Argentina se desarrolló entre los meses de  Julio del 2010 y Julio del 2011. El desafío en ese momento era lograr una metodología de planificación estratégica que permitiese generar un plan consensuado, que oriente y refleje el accionar de las  Filiales de todo el país, de tal forma que se sintieran involucradas, que pudiéramos priorizar las líneas de trabajo de la Organización y así lograr que la Red Territorial pueda realizar el accionar de forma coordinada.

La Cruz Roja Argentina (CRA) es una organización que si bien cuenta con una sede central, que brinda servicios centralizados y administra proyectos nacionales, está conformada por 63 filiales en toda la Argentina. En tanto se comportan de forma federativa, en el gobierno de la ONG están representadas todas las sedes, y en cada sede, la sede central tiene órganos ejecutivos.  A su vez, Cruz Roja Argentina es integrante de la Federación Cruz Roja Internacional y colaboran en aquellas actividades que se desarrollan a nivel global (como por ejemplo, las consecuencias de guerras o catástrofes naturales); sin embargo, en cada país y así ocurre en la Argentina, tienen actividades específicas que atienden la realidad local.

El primer desafío a enfrentar era la realización de la evaluación final del Plan Estratégico 2008-2011, tomando esta evaluación como insumo principal para la elaboración del próximo plan. Es por ello que se trabajó en un proceso de evaluación que incluya a la mayor cantidad de miembros de CRA y poniendo un especial énfasis en conseguir una diversidad de Filiales que nos permita evaluar desde todos los  ángulos la incidencia y relevancia del Plan 2008-2011.

Teniendo en cuenta que la realidad social del país y los lineamientos internacionales de acción de la Cruz Roja no se habían modificado en los últimos años, resultaba importante saber si los objetivos planteados en el plan vigente seguían teniendo relevancia en el contexto actual y cómo las filiales trabajaron con cada uno de ellos.

A partir de los insumos que se recogieron de la evaluación se planteó la estrategia a seguir para con el nuevo Plan.  Resultaba imperioso que las filiales y los miembros de CRA fueran parte de la realización del nuevo plan, para así lograr un mayor involucramiento posterior.

Se utilizaron diversas herramientas: encuestas, foros on-line y reuniones con voluntarios y miembros de los órganos de Gobierno a nivel local y nacional,  es así como se trabajó el Plan 2011-2015.

Las vivencias de las filiales permitieron que este plan fuera, no solo, mejor consensuado; sino que se incluyeran temáticas nuevas y que se diera relevancia a otras que aparecían tibiamente en Planes previos. A su vez se incorporaron los indicadores de acción por cada línea de trabajo, los que nos permitirán monitorear y evaluar el Plan de una manera más efectiva y transparente.

Creemos que la tarea realizada entre CRA con el apoyo de Aportes se pudo llegar a una herramienta de gestión que ayuda y guía a las filiales a desarrollar sus propios planes locales y aporta a  CRA un mejor entendimiento en cuanto a las acciones que realiza. Es la mejor carta de presentación de la Organización.