Caso: ASDRA

logo-transparentLa Asociación Síndrome de Down de la República Argentina (ASDRA) es una organización formada por padres de personas que tienen Síndrome de Down. Su objetivo principal es dar apoyo y acompañamiento a los padres y familiares de las personas con Síndrome de Down y también difundir  y capacitar con una mirada inclusiva a profesionales, empresas y la sociedad en general.

 

Junto a los voluntarios de Aportes, ASDRA buscó resolver una problemática que es muy común y que genera dificultades de coordinación en las ONGs: la definición de estructura, los roles y las funciones dentro de la organización, combinando las actividades del staff voluntario y el contratado.

 

En el caso específico de ASDRA, los padres que integraban la organización estaban comprometidos tanto en los procesos de tomas de decisión (Governance / liderazgo de la ONG), así como en el desarrollo de todos los programas y de los proyectos participando activamente junto con la colaboración del staff contratado. Pero la situación de tener “varios sombreros”, producía duplicaciones en las funciones, dificultades en los procesos de toma de decisión, faltas de coordinación, ineficacias. El proyecto junto a Aportes tuvo como objetivo final que exista una mayor coordinación entre los distintos programas que desarrolla la organización para tener mayor y mejor atención a los destinatarios, pero para ello, se requería tener una definición de la estructura, los roles y las funciones de los distintos participantes de ASDRA.

 

El primer paso fue en conjunto, para reconfirmar la visión estratégica de los integrantes de la Comisión Directiva. En ese ámbito, se definieron los objetivos estratégicos y los programas necesarios para cumplir con ellos. Mediante entrevistas personales y reuniones grupales se determinaron los roles y funciones para los integrantes de la Comisión Directiva y los miembros del staff. Se crearon funciones de servicio para brindar soporte a todos los programas que desarrolla ASDRA, haciendo más eficientes esas funciones comunes a todas las áreas (tecnología, eventos de recaudación y sociales, comunicación).

 

Como resultado, el proyecto permitió a la organización que los miembros de la Comisión Directiva pudieran establecer las diferencias de actuación en su doble rol de gobierno y de operación, teniendo diferentes niveles de responsabilidad según el rol que estén desempeñando. También parte del valor del proyecto, se logró concentrar varias funciones que estaban siendo duplicadas en casi todos los programas, con el consecuente aumento de la eficiencia y permitiendo que los responsables de los programas cuenten con más tiempo para dedicarse a sus tareas específicas, lo que redundó  en un mejor servicio a los destinatarios.